Benito Pastian, El Ser Que No podia Morir y Aterrorizo Lerdo De Tejada.

Share Button
Foto: Benito Pastian, El Ser Que No podia Morir y Aterrorizo Lerdo De Tejada.Lerdo de Tejada es una población ubicada al sur del estado de Veracruz, en la región de los Tuxtlas, zona muy conocida por los brujos de Catémaco, San Andres y Santiago Tuxtla. Por más de un siglo Lerdo de Tejada ha sido una comunidad dedicada a la producción de caña y azúcar, actividad que se ha llevado generación tras generación, lo que hasta la fecha es su principal actividad económica, entre el comercio y la migración hacia los Estados Unidos, por lo cuál es común ver a orillas de la carretera federal que nos lleva a los Tuxtlas, Acayucan, Coatzacoalcos, sembradíos de caña, camiones cargados con toneladas de caña, tractores barbechando y las chimeneas de los 2 ingenios San Francisco y San Pedro moliendo caña para generar azúcar.A mediados del siglo pasado en ese mismo lugar Lerdo de Tejada, un día como cualquiera pasando el medio día, llegó a la población a la altura de dónde ahora se encuentra la gasolinera en la salida de Lerdo rumbo a Coatza un hombre preguntando a una señora que por ahí andaba por la zona de “El Zacatal”, la señora amablemente, como la mayor parte de los pobladores lo son hasta la fecha, le comentó que siguiera derecho entre las cañas para llegar al mencionado lugar, la señora al pensar que era un hombre de bien y para la tranquilidad que en aquellos tiempos se vivían en la provincia, la señora confiada sin sospechosismos le dijo a su hijo que acompañara al señor, para guiarlo a la zona y así no se perdiera en el camino. Pasaron las horas, y al ver la señora que su hijo no regresaba, ya entrada la noche alarmada buscó a sus vecinos e iniciaron la búsqueda del niño -cabe mencionar que aun por esas fechas la Luz eléctrica aún no llegaba a Lerdo de Tejda- pasaron 2 días, hasta que entre los cañales el niño fué encontrado muerto, se notaban rasgos de violación, descubriendo también que había sido castrado, sus tetillas le habían sido arrancadas y sus ojos se lo habían sacado, enardecida la población de Lerdo de Tejada sigueron buscando aquel hombre, pero pasaron los días y las semanas sin saber nada de el. Meses despues una persona de Lerdo de Tejada se enteró que en la zona de La Victoria había acontecido algo igual, de hecho había registros y descripciones de la persona, y era conocido como Benito Pastián, por lo que esta persona inmediatamente alertó a la población de Lerdo que junto con gente de La Victoria salieron a la búsqueda del tal Benito Pastián.. Días de búsqueda se llevaron a cabo, hasta que “corrieron con suerte” y lo encontraron en una zona cañera alejada de la población. Sin mas detenimientos intentaron agarrarlo para llevarlo preso a Lerdo, pero para los asistentes, cuál fué la sorpresa que los 2 hombres que primeramente intentaron agarrarlo fueron aventados fuertemente por aquel hombre, por lo cual varios hombres más se sumaron a su detención, siendo muchas fuerzas las que se necesitaron para detener aquel personaje y poderlo subir a una carreta al cuál fué amarrado con cadenas y así fué fué traído desde la zona de la Víctoria a la comunidad de Lerdo de Tejada. La población ya lo esperaba enfurecida por sus crueles delitos que había cometido. Al llegar a Lerdo, el hombre fué bajado de la carreta y amarrado a un árbol frente a la iglesia de la población -actualmente existe ese árbol por lo que me comentaron-, el pueblo inmediatamente llegó al lugar y comenzaba el linchamiento, los tópiles del lugar en ese tiempo llamaron a la madre del niño violentado por aquel cruel hombre, le dieron unas reatas y con eso empezó a pegarle al hombre, siguiéndole los tópiles y varios hombres, incluso comentan que hasta le incrustaron un tubo en su orificio anal de tanto coraje contra aquel hombre, y siguiendo cada uno de las maldades que profirió contra su víctima, de igual forma fué castigado, fué primeramente castrado con un cuchillo, al igual sus pechos fueron cortadas, aun a pesar de esto y de recibir varios golpes, el hombre parecía no sufrir ningún dolor ó castigo, incluso hasta se reía y parecía que lo disfrutaba, muchos oyeron a escuchar entre sus risas que decía que tenía pactos con el mismísimo y que a el no le podían hacer nada, de tal forma al quedar sus ropas rotas por tantos reatazos se vieron un par de tatuajes en su cuerpo, las forma de los tatuajes -según lo que recuerdo de lo que me contaron- correspondían al mismísimo y a la muerte. La población al ver que el hombre no parecía sufrir por el castigo y los golpes que recibía de las piedras que le eran aventadas por los que por ahi pasaban de curiosos o enardecidos esperaban la muerte paulatina de aquel hombre y que se veía ensangrentado pero nada más, parecía no afectarle más de lo que la escandalosa sangre hacía ver, las personas al notar que los castigos no surtían efecto, entonces fué desencadenado del árbol y amarrado nuevamente a una carreta jalada por varios caballos y empezó a ser arrastrado por toda la población de Lerdo, aún no se pavimentaba la población y era jalado de un lado a otro sobre los calles principales de terracería, pero el hombre al ser arrastrado, con la mínima fuerza se daba la vuelta y aquel parecía solo divertirse, -parecía que estaba esquiando comenta un amigo en la taberna-, y señalaba con su mano cómo indicándoles a los que alcanzaba a ver, me las van a pagar. Pero al ver el pueblo que a este hombre ninguno de los cástigos le causaba daño si no lo contrario sus carcajadas burlonas hacían que el pueblo se enfureciera más, entonces fué encadenado nuevamente y fué llevado a la iglesia, el cura de aquella época le rociaba agua bendita ante la espectativa de toda la población, pero aquel hombre, al recibir el agua bendita rociada en su cuerpo, se notaban como se abrían unas heridas como si un cuchillo le hubiera abierto la piel, pero enseguida se le cerraban y el solo se reía, repitiendo sus pactos con el mismísimo. La población al ver la indestructibilidad de este hombre, y buscando alguna alternativa para seguir con el linchamiento y que cegados por su furia no imaginaban el lado obscuro de este hombre, entonces lo llevaron a uno de los ingenios, en ese tiempo se usaban unas máquinas Michigan para el acarreo de la caña al batey, con ruedas de tipo oruga, y aeste hombre lo colocaron debajo de la máquina y el operador pasó sobre de él, solo se escuchaba el motor de la máquina, la población pensaba que sería aplastado, pero cuál sería su sorpresa al verlo levántandose, solo marcado por las llantas en su piel y carcajeándose por los métodos terrenales que contra el no causaban mayor daño, la gente enojada y sorprendida por lo que habían visto aquel día, lo llevaron nuevamente al árbol frente a la iglesia, una persona salió entre el montón de personas con un bote de gasolina, al verlo las demas personas, sin pensarlo empezaron a rociárle la gasolina y le prendieron lumbre para quemarlo vivo, el entre sus carcajadas decía que se vengaría.. pero al ver la gente que aún quemado no se moría, decidieron enterrarlo vivo, para esto abrieron una tumba afuera del panteón -ahora el panteón ha crecido y ya su tumba está dentro- ahí fué enterrado boca abajo, al momento de ser enterrado una obscuridad cegó a la población de Lerdo, truenos y vientos comenzaron azotar todo el lugar, la gente atemorizada que hasta ese momento sintieron el poder de aquel hombre del mal sorprendida salieron del lugar a refugiarse a sus casas ante la tromba.A partir de entonces Lerdo de Tejada empezaba a obscurecer a temprana hora, a las 5 de la tarde ya se notaba la obscuridad del lugar, cosa que no se daba en ningún otro lugar, por lo que muchos empezaron a decir que Lerdo era un lugar con una maldición, empezaron a sucitarse cosas raras a partir de esa fecha, que la población a partir de las 5 de la tarde proclamó un toque de queda.. y así pasaron los años, hasta que a Lerdo de Tejada le llegó la electricidad y hasta la fecha aún con las luces de el alumbrado público se percibe la obscuridad de la población..Al principio pensé que esta historia sería una leyenda del lugar, pero en la actualidad aún viven personas que vivieron este hecho tan tétrico, que ahora aún no logro asimilar y poder entender el poder que tenía esta pesona, solo imaginar el instante que vivieron las personas despues de que se dieron cuenta contra lo que habían luchado sin conocimiento, es increíble.. por eso ante el impacto que me causó esta historia que al parecer es un hecho verídico y de conocimiento público en Lerdo de Tejada, Veracruz se las narró tal como me la contaron...
Lerdo de Tejada es una población ubicada al sur del estado de Veracruz, en la región de los Tuxtlas, zona muy conocida por los brujos de Catémaco, San Andres y Santiag…o Tuxtla. Por más de un siglo Lerdo de Tejada ha sido una comunidad dedicada a la producción de caña y azúcar, actividad que se ha llevado generación tras generación, lo que hasta la fecha es su principal actividad económica, entre el comercio y la migración hacia los Estados Unidos, por lo cuál es común ver a orillas de la carretera federal que nos lleva a los Tuxtlas, Acayucan, Coatzacoalcos, sembradíos de caña, camiones cargados con toneladas de caña, tractores barbechando y las chimeneas de los 2 ingenios San Francisco y San Pedro moliendo caña para generar azúcar. A mediados del siglo pasado en ese mismo lugar Lerdo de Tejada, un día como cualquiera pasando el medio día, llegó a la población a la altura de dónde ahora se encuentra la gasolinera en la salida de Lerdo rumbo a Coatza un hombre preguntando a una señora que por ahí andaba por la zona de “El Zacatal”, la señora amablemente, como la mayor parte de los pobladores lo son hasta la fecha, le comentó que siguiera derecho entre las cañas para llegar al mencionado lugar, la señora al pensar que era un hombre de bien y para la tranquilidad que en aquellos tiempos se vivían en la provincia, la señora confiada sin sospechosismos le dijo a su hijo que acompañara al señor, para guiarlo a la zona y así no se perdiera en el camino. Pasaron las horas, y al ver la señora que su hijo no regresaba, ya entrada la noche alarmada buscó a sus vecinos e iniciaron la búsqueda del niño -cabe mencionar que aun por esas fechas la Luz eléctrica aún no llegaba a Lerdo de Tejda- pasaron 2 días, hasta que entre los cañales el niño fué encontrado muerto, se notaban rasgos de violación, descubriendo también que había sido castrado, sus tetillas le habían sido arrancadas y sus ojos se lo habían sacado, enardecida la población de Lerdo de Tejada sigueron buscando aquel hombre, pero pasaron los días y las semanas sin saber nada de el. Meses despues una persona de Lerdo de Tejada se enteró que en la zona de La Victoria había acontecido algo igual, de hecho había registros y descripciones de la persona, y era conocido como Benito Pastián, por lo que esta persona inmediatamente alertó a la población de Lerdo que junto con gente de La Victoria salieron a la búsqueda del tal Benito Pastián.. Días de búsqueda se llevaron a cabo, hasta que “corrieron con suerte” y lo encontraron en una zona cañera alejada de la población. Sin mas detenimientos intentaron agarrarlo para llevarlo preso a Lerdo, pero para los asistentes, cuál fué la sorpresa que los 2 hombres que primeramente intentaron agarrarlo fueron aventados fuertemente por aquel hombre, por lo cual varios hombres más se sumaron a su detención, siendo muchas fuerzas las que se necesitaron para detener aquel personaje y poderlo subir a una carreta al cuál fué amarrado con cadenas y así fué fué traído desde la zona de la Víctoria a la comunidad de Lerdo de Tejada. La población ya lo esperaba enfurecida por sus crueles delitos que había cometido. Al llegar a Lerdo, el hombre fué bajado de la carreta y amarrado a un árbol frente a la iglesia de la población -actualmente existe ese árbol por lo que me comentaron-, el pueblo inmediatamente llegó al lugar y comenzaba el linchamiento, los tópiles del lugar en ese tiempo llamaron a la madre del niño violentado por aquel cruel hombre, le dieron unas reatas y con eso empezó a pegarle al hombre, siguiéndole los tópiles y varios hombres, incluso comentan que hasta le incrustaron un tubo en su orificio anal de tanto coraje contra aquel hombre, y siguiendo cada uno de las maldades que profirió contra su víctima, de igual forma fué castigado, fué primeramente castrado con un cuchillo, al igual sus pechos fueron cortadas, aun a pesar de esto y de recibir varios golpes, el hombre parecía no sufrir ningún dolor ó castigo, incluso hasta se reía y parecía que lo disfrutaba, muchos oyeron a escuchar entre sus risas que decía que tenía pactos con el mismísimo y que a el no le podían hacer nada, de tal forma al quedar sus ropas rotas por tantos reatazos se vieron un par de tatuajes en su cuerpo, las forma de los tatuajes -según lo que recuerdo de lo que me contaron- correspondían al mismísimo y a la muerte. La población al ver que el hombre no parecía sufrir por el castigo y los golpes que recibía de las piedras que le eran aventadas por los que por ahi pasaban de curiosos o enardecidos esperaban la muerte paulatina de aquel hombre y que se veía ensangrentado pero nada más, parecía no afectarle más de lo que la escandalosa sangre hacía ver, las personas al notar que los castigos no surtían efecto, entonces fué desencadenado del árbol y amarrado nuevamente a una carreta jalada por varios caballos y empezó a ser arrastrado por toda la población de Lerdo, aún no se pavimentaba la población y era jalado de un lado a otro sobre los calles principales de terracería, pero el hombre al ser arrastrado, con la mínima fuerza se daba la vuelta y aquel parecía solo divertirse, -parecía que estaba esquiando comenta un amigo en la taberna-, y señalaba con su mano cómo indicándoles a los que alcanzaba a ver, me las van a pagar. Pero al ver el pueblo que a este hombre ninguno de los cástigos le causaba daño si no lo contrario sus carcajadas burlonas hacían que el pueblo se enfureciera más, entonces fué encadenado nuevamente y fué llevado a la iglesia, el cura de aquella época le rociaba agua bendita ante la espectativa de toda la población, pero aquel hombre, al recibir el agua bendita rociada en su cuerpo, se notaban como se abrían unas heridas como si un cuchillo le hubiera abierto la piel, pero enseguida se le cerraban y el solo se reía, repitiendo sus pactos con el mismísimo. La población al ver la indestructibilidad de este hombre, y buscando alguna alternativa para seguir con el linchamiento y que cegados por su furia no imaginaban el lado obscuro de este hombre, entonces lo llevaron a uno de los ingenios, en ese tiempo se usaban unas máquinas Michigan para el acarreo de la caña al batey, con ruedas de tipo oruga, y aeste hombre lo colocaron debajo de la máquina y el operador pasó sobre de él, solo se escuchaba el motor de la máquina, la población pensaba que sería aplastado, pero cuál sería su sorpresa al verlo levántandose, solo marcado por las llantas en su piel y carcajeándose por los métodos terrenales que contra el no causaban mayor daño, la gente enojada y sorprendida por lo que habían visto aquel día, lo llevaron nuevamente al árbol frente a la iglesia, una persona salió entre el montón de personas con un bote de gasolina, al verlo las demas personas, sin pensarlo empezaron a rociárle la gasolina y le prendieron lumbre para quemarlo vivo, el entre sus carcajadas decía que se vengaría.. pero al ver la gente que aún quemado no se moría, decidieron enterrarlo vivo, para esto abrieron una tumba afuera del panteón -ahora el panteón ha crecido y ya su tumba está dentro- ahí fué enterrado boca abajo, al momento de ser enterrado una obscuridad cegó a la población de Lerdo, truenos y vientos comenzaron azotar todo el lugar, la gente atemorizada que hasta ese momento sintieron el poder de aquel hombre del mal sorprendida salieron del lugar a refugiarse a sus casas ante la tromba. A partir de entonces Lerdo de Tejada empezaba a obscurecer a temprana hora, a las 5 de la tarde ya se notaba la obscuridad del lugar, cosa que no se daba en ningún otro lugar, por lo que muchos empezaron a decir que Lerdo era un lugar con una maldición, empezaron a sucitarse cosas raras a partir de esa fecha, que la población a partir de las 5 de la tarde proclamó un toque de queda.. y así pasaron los años, hasta que a Lerdo de Tejada le llegó la electricidad y hasta la fecha aún con las luces de el alumbrado público se percibe la obscuridad de la población.. Al principio pensé que esta historia sería una leyenda del lugar, pero en la actualidad aún viven personas que vivieron este hecho tan tétrico, que ahora aún no logro asimilar y poder entender el poder que tenía esta pesona, solo imaginar el instante que vivieron las personas despues de que se dieron cuenta contra lo que habían luchado sin conocimiento, es increíble.. por eso ante el impacto que me causó esta historia que al parecer es un hecho verídico y de conocimiento público en Lerdo de Tejada, Veracruz se las narró tal como me la contaron…
Twitter @Mpdesconocido
     

Publicado por I @Mparalelos
Sigue tambien a I @Mpdesconocido
Sigue tambien a I @Hercolubus45
Siguenos en I FACEBOOK
Art. Publicado en I www.mparalelos.com
Share Button
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Link Corto de Esta Publicación
 

0 comments